Por Gregory Thomas Smith

Annegret Reh-Gartner, propietaria y gerente de la bodega almena Reichsgraf von Kesselstatt, murió el 3 de octubre de cáncer de páncreas. Tenía 61 años.

Reh-Gartner nació en una familia con raíces profundas en el mundo de vino. Su abuelo, Carl Reh, fundó la bodega Reh Kendermann en el año 1920, y su padre, Günter Reh, fue propietario de la bodega hasta su muerte en enero del año pasado. Dentro de sus marcas de importancia global, se encuentran Black Tower y Lindeman’s.

En 1978, la familia adquirió la bodega Reichsgraf von Kesselstatt, una de las más antiguas del Mosela, fundada en el año 1349. Reh-Gartner asumió control de la bodega en 1983, e inmediatamente empezó con un proyecto para mejorar la calidad de sus viñedos y sus vinos. Bajo su gerencia se vendieron los viñedos de calidad promedio, y poco a poco adquirió parcelas de alta calidad.

Hoy en día la bodega cuenta con viñedos de nombres prestigiosos del valle del Río Mosela y sus dos sub-zonas: Ruwer y Saar. Algunos son, Doktor, Goldtröpfchen, Josephshöfer, Nies’chen, Sonnenuhr, y el más celebrado, el Scharzhofberger.

Reh-Gartner fue gran defensora del concepto de terroir, y laboraba sin descanso para que sus vinos expresaran las mejores características de cada parcela. No creyó en el uso de levaduras cultivadas. Sus vinos siempre expresaban finura y pureza, las particularidades de la cosecha y la personalidad del mismo viñedo. En total, Reh-Gartner y su equipo hicieron más de 130 vinos que ganaron 90 puntos o más en la revista Wine Spectator.

Reh-Gartner creció en una profesión dominada por hombres, pero pronto se convirtió en un líder renombrado de los vinos del Mosela y no tuvo miedo de decir lo que pensaba. En 2003, en un panel de la revista Wine Spectator en Nueva York, comentó: “A veces la gente dice que mis vinos son lindos, y eso me provoca exclamar ‘!qué mierda!.’” Ella quería atrapar el alma del vino, el espíritu del suelo y de la variedad. Resaltar la estructura y larga vida de sus “hijos vinícolas”.

En 1988, Annegret se casó con Gerhard Gartner, uno de los cocineros alemanes más celebrados. Gartner fue propietario del restaurante Gala en la ciudad de Aquisgrán; que por 10 años ostentó 2 estrellas Michelin. Después de su jubilación, ayudada a Reh-Gartner a promocionar los vinos de Reichsgraf von Kesselstatt, y los dos viajaban frecuentemente juntos.

Reh-Gartner deja a su esposo, Gerhard Gartner; y sus hermanos Katharina Reh-Tessmann, Carl Reh, Nick Reh, and Eva Reh-Siddle.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario