Cuando arribé a Lima hace casi seis años, lo más “revolucionario” a nivel de vino eran las propuestas de restaurantes como Central o Astrid & Gastón que asomaban algunos tímidos intentos de hacer maridaje con Carignan chileno del Maule, Malbec de Salta o cosecha tardío con el postre. Lejos aún se encontraban las ahora felices armonías entre cebiche clásico y Sauvignon Blanc de Ica, o entre un Riesling Kabinett y un tiradito nikkei.


Todo eso ha ocurrido en este período de cinco años en los que Lima parece un “melting pot”, una olla a presión en la que van entrando y saliendo – pero sobre todo entrando -, decenas de bodegas nuevas y con ellas, otras varias decenas de etiquetas cada año. Esta tendencia, que parece por ahora irreversible – como en las recientes elecciones municipales que han entregado nuevo alcalde de Lima -, se traduce en multiplicidad de alternativas para el consumidor; en una oferta de vinos rica y variada, tanto en estilos y cepas, como en orígenes y precio. Este último factor es bastante discutido, pues a medida que se democratiza el consumo de vino y llegan etiquetas de todas partes del mundo, el consumidor exige una relación calidad-precio razonable que invite al consumo y a “abrir el paraguas” de oferta tanto en restaurantes como en tiendas especializadas.
En medio de esta interesante movida, el año pasado aterrizó la Premium Tasting, y sacudió aún más la escena del vino en Lima. Luego de nueve años de celebrarse en Argentina, Chile y Brasil, Nicolás Alemán, su creador, ajustó el radar y celebró esta multitudinaria cata a ciegas en la capital peruana.
La particularidad del evento aparte de ser a ciegas, es la selección de los vinos. Son unas 40 etiquetas agrupadas en series según el estilo y el origen, pero todos cuentan con al menos 92 puntos otorgados por los principales críticos internacionales como Robert Parker, Tim Atkin, Decanter o Wine Spectator. Además, los vinos – de Argentina, Chile, Uruguay – son presentados por sus creadores; los enólogos o dueños de bodegas, y apoyados por sommeliers o periodistas locales.
Como anfitriones de la cita estarán Paz Levinson, mejor sommelier de Argentina, mejor sommelier de las Américas y cuarta mejor sommelier del mundo; junto al periodista y crítico de vinos más importante en la región, Patricio Tapia quien dirige la guía Descorchados desde hace más de diez años.
Algo especial de esta edición es que se presentarán vinos peruanos, un avance importante para poner foco en nuestra industria vitivinícola que viene dando algunas sorpresas estos últimos años. Tabernero, Finca Rotondo, Intipalka y Mimo, – el proyecto de Pepe Moquillaza junto al enólogo argentino Matías Michelini -, participarán de la cata.
Esta semana Lima respira vino por doquier, y es emocionante ser testigo activo de esta creciente movida. Anímense que todavía pueden inscribirse. ¡Nos vemos en la Premium!
La cita es mañana, martes 9 de octubre
Lugar: Country Club Hotel
Hora: 6.30 pm
Incluye degustación de 40 vinos más coctel de cierre
www.joinnus.com
S/285 – Pack de 5 entradas (10% de descuento) S/256.60

Publicaciones recientes

Dejar un comentario